¡Suscríbete!

Formación

Una de mis actividades prioritarias se encauza en el campo de la formación. Creo firmemente en el propósito de lograr alcanzar el mayor estadio de conciencia posible. La conciencia es la meta, la educación el medio. No consiste sólo en aprender por aprender. No es una mera acumulación de conocimientos. Es fundamentalmente una experiencia.
La clave para nuestro desarrollo está en capacitarnos como personas, esos es, en nuestros grandes potenciales (Energía, inteligencia y amor) en el autoconocimiento por un lado y en el descubrimiento de nuestros dones y talentos por el otro. Un camino que no tiene fin, porque promueve la conquista de nuestros mayores retos vitales: Nuestra libertad, la capacidadde ser nosotros mismos; El amor, como fuente de relación en la alteridad; El sentido o misión en la vida, el lugar que queremos ocupar en el orden natural de la existencia.
Los espacios que dedico a la formación tienen el objetivo finalista del autoconocimiento. A través del aprendizaje de habilidades y recursos, de técnicas o de procedimientos, subyace el aprender de nosotros mismos y, aún más allá, la honrosa tarea de construirnos como personas, de tomar responsabilidad por nuestra vida, y de hacerlo junto a los demás con respeto al medio que compartimos.